Las vacaciones son una necesidad

No sólo para la productividad, sino también para nuestro bienestar físico y mental, las vacaciones son una necesidad. Algunos estudios dicen que son importantes para la salud cardiovascular, para mejorar los niveles de cortisol y la presión arterial, entre otras cosas.

¿Cuánto tiempo de vacaciones necesitamos como mínimo?

Estudios han demostrado que necesitamos como mínimo una semana para olvidarnos de la rutina laboral aunque algunas personas requieren de dos o más para realmente cambiar el chip. Otro dato, es que a las mujeres nos cuenta más desconectarnos y requeriríamos más tiempo para realmente disfrutar de un descanso verdadero.

Más que tiempo, es calidad

El descanso vacacional no es sólo una cuestión de tiempo, sino de la calidad de ese tiempo. A veces ayuda más espaciar pequeñas escapadas, que esperar todo el año para tomarse un mes seguido de vacaciones. Porque las vacaciones no significan necesariamente tomar un avión para volar al otro lado del mundo o andar de un lado para otro porque al final terminaremos igual de cansados. La idea es disfrutar de un periodo para desconectarse incluso de la tecnología que nos une al trabajo.

Consejos para que tu trabajo no te pase la cuenta durante tus vacaciones:

– Avisa a los compañeros o clientes, por ejemplo con un email, de que comienzan tus vacaciones, así evitarás en la medida de lo posible que te escriban, con asuntos que no sean urgentes.

– Organiza con tiempo tu trabajo para dejar cerrados todos los temas y no tenerlos en mente durante tus vacaciones.

– No revises el correo constantemente ni escribas a compañeros ni jefes, menos si todo va bien... pueden sobrevivir sin ti.

– Evita la culpa, piensa que cuanto más descanses, más productiva serás para tu empresa o negocio a tu regreso.

– Las vacaciones no son sólo para hacer trámites personales. Es para cambiar nuestras rutinas y nuestras actividades. Haz cosas nuevas, disfruta de las comidas, de los baños, de los helados, pasea, haz deporte, lee, aprende algo nuevo, dedícate más a los tuyos, a tu pareja, y no estés dándole vueltas a aquello que tienes que hacer a tu regreso. Si estás así tu cuerpo se ha ido de vacaciones, pero tu mente no.

volver >